Las revistas, especialmente las mensuales y los suplementos dominicales, son los principales consumidores de este tipo de imágenes.
Las entrevistas con el personaje hablando con el redactor ya no es válida. Se exige al fotógrafo que de su interpretación del personaje, que le enmarque en un contexto. Debe Llamar la atención del lector para que este se detenga y lea. Esta labor no siempre es fácil, la complicidad con el personaje es fundamental y no siempre se consigue.
Muchas de estas imágenes han sido realizadas para la revista MAN en la que he colaborado desde su fundación en 1987 hasta 2009.